viernes, 26 de septiembre de 2008

Cuando las letras llaman a la puerta


Transcurren los días y te van asaltando imágenes, palabras, sonidos, olores...
Se meten dentro de ti y organizan un alocado festival del que fluyen ideas.
Ideas primigenias sin mucho sentido ni forma.
Ellas solitas crecen en su hábitat interno, toman fuerza y un día, sin apenas darte cuenta, han logrado transformarse en letras. Letras que se unen formando palabras y éstas, a su vez, forman frases.
Se avecina el momento en el cual estas letras llaman a tu puerta.
Les abres y les ofreces toda la comodidad a tu alcance.
Piden tu ayuda para salir al exterior y explorar otros mundos.
Sin pensarlo mucho, agarras papel y bolígrafo (teclado en este caso), para dar comienzo a su nuevo viaje.
Cuando están todas fuera de ti, inician su emancipación, donde conoceran otras vidas, verán a otras hermanas, viajaran a otros lugares.
Consiguen su deseada y querida libertad.

1 comentario:

Betty B. dijo...

Bonita manera de contarlo.