jueves, 30 de julio de 2009

2 comentarios:

Olga B. dijo...

Los grandes son siempre nuevos, incluso aunque no haya textos inéditos. Pero es un placer saber que los hay.
Me ha gustado el artículo; señorito de pueblo o no, era un grande. Qué manía esa de juzgar a las personas y no a los escritos. Y qué soberbia, en el fondo.
Saludos, Sergio.

Sergio dijo...

Estoy de acuerdo contigo en eso último que dices, pero últimamente he visto ciertos matices en ese asunto. Evidentemente, no se puede juzgar la calidad de un escritor, su valor, por ciertos aspectos biográficos que, además, por mor de algunos de sus enemigos, han eclipsado por completo otros aspectos no tan "sombríos" de su personalidad. Pero también es cierto que, ética, estéticamente, en un gran artista es difícil escindir su obra, o la Obra de JRJ, de su propia vida. Creo que la verdad de las buenas obras artísticas está en esa indisolubilidad de vida y obra, ambas se constituyen recíprocamente.

Abrazo, Olga. Gracias por seguir visitándonos.