miércoles, 18 de noviembre de 2009

Se vislumbraba en el horizonte, pero la luz no dejaba ver con claridad.
Inesperado, un nuevo amanecer que pretende dibujar otra vida, de la cual, dejo-me llevar.
He de nacer una vez más,
he de aprender a caminar por las nuevas sendas, ya conocidas,
con la diferencia de que hoy se ven con mucha claridad.

2 comentarios:

Amaia dijo...

Sí, observo que tienes mirada de poeta, noble forma de mirar por cierto!

Karlos dijo...

Muchas gracias Amaia.