martes, 2 de diciembre de 2008




En nuestro mundo la discreción parece sospechosa, una forma de la ocultación.


(Sustraído del blog de Jordi Doce)




3 comentarios:

ana dijo...

hola sergio no es pedante en absoluto.besotes

Olga B. dijo...

Pues es verdad, ya no puede uno ni callarse, sobre todo si no dices lo que a los demás les da la gana.
Saludos.

Sergio dijo...

Desde luego, hablar en voz baja o callarse, a veces es peligroso.

Abrazos, Olga.