domingo, 8 de marzo de 2009

Arquitectura de la derrota




Habrá que renunciar a un techo

para que bien discurra el sol.

Construir de nuevo el aire

quitando cada piedra

como antes las pusimos:

arrojarlas en la orilla,

que glorioso crezca el musgo.

En las olas zambullirse

haciendo de su muro un pasadizo.



2 comentarios:

Olga B. dijo...

No es una derrota desandar lo andado, peor es quedarse en la misma cárcel que nos hemos ido construyendo con tanto esfuerzo. Me gusta eso de hacer de los muros un pasadizo. Aunque no sepamos hacia dónde.
Buen dia, Sergio.

Sergio dijo...

Sí, bueno... estoy de acuerdo contigo. No sé si el título le viene bien. Aunque quizás me guste el contraste, pues al fin es un texto luminoso, creo...

Buen día para ti también, y gracias siempre por tus visitas.