viernes, 1 de mayo de 2009




desde una calle estrecha

en el horizonte aparece

la inmensa montaña

alcanzando mejor

el cielo que los edificios



4 comentarios:

Olga B. dijo...

Sorpresa y presencia.
Muy bonito, Sergio.

Sergio dijo...

Gracias, Olga. No estaba seguro de si tan simple resultaba prosaico.

Olga B. dijo...

¿Por qué? No tiene nada que ver, ni complicaciones innecesarias ni simplezas planas... y esa montaña se eleva de repente, la ves tocar el cielo.

ana dijo...

gracias por tu entusiasmo, le das sentido al blog¡¡¡
besotes.