lunes, 17 de noviembre de 2008

Contradictorio lugar, lleno de color y gentes, rebosante de aromas. A cada paso, algún niño o niña, se acerca dispuesto a venderte cualquier objeto o pedirte algo. Me siento extranjero, extraño, diferente, único e igual a otros. Siento ser el centro de muchas miradas. Mi barba, mi pelo largo resultan llamativos, pero lo que más llama la atención son mis pantalones.
Un caluroso día, paseando por sus calles, decido quitarle las “patas” a mis desmontables y las dejo caer sobre mis botas. Esto provoca cierta curiosidad en todo aquel que pasa por mi lado. Siento las miradas, oigo tímidas risas y comentarios a mi alrededor. En cualquier otra situación, esto podría resultar una ofensa hacia mi, pero no es eso lo que siento.
Es agradable observar los rostros sorprendidos de quienes se cruzan en mi paseo, aún más agradable es sentir el ritmo, tan diferente, del reloj en este lugar.

San Cristóbal de las Casas, Febrero 2002.

2 comentarios:

ángel dijo...

A seis años, casi siete, de este registro, el impacto de esa atmósfera al interior de Chiapas, sigue viva e intacta. Gracias por esta crónica de un tiempo suspendido en la poesía.


Saludos...

Karlos dijo...

Angel, gracias a Chiapas y su atmósfera. Allá dejé a conciencia un pedazo de mi corazón y, aún estando lejos, hay veces que me atrapa y me lleva de su mano a caminar, oler y sentir sus paisajes y sus gentes.
Nos vemos.