martes, 25 de noviembre de 2008

1 comentario:

marisa dijo...

De nuevo te agradezco el enlace... Hoy tenía uno de esos momentos de fragilidad, y leerlo me ha hecho pensar en cuánto cuesta exponerse y dejarse herir, para sentirse vivo. Un saludo y gracias.