martes, 25 de noviembre de 2008




in memoriam J.T.


Lenta suavidad,

bondad cristalina:

de los matices,

del vitral de una nube,

de lo que no se dice,

de lo que adviene y vuela.



El habla duele,

se quiebra en alas,

se licua en piedra.



Ve los pájaros,

su graznar de agua.



Ve ahora tu mano

de vano alcance.



3 comentarios:

marisa dijo...

Me gusta mucho Sergio. Me trae ecos del 27 y de JRJ. Poesía limpia, que fluye.

Karlos dijo...

En mis dedos no hay palabras. Emergen imágenes de esporádicos encuentros como espectador, ante lúcidas letras.

Sergio dijo...

Gracias, Marisa, por tu inmerecido elogio.

Saludos.