miércoles, 21 de enero de 2009

2 comentarios:

Olga B. dijo...

El poder busca cobertura estética y los poetas cobertura en general. ¿Es posible permanecer al margen, aun desde una situación privilegiada?
Lo triste es que, a pequeña escala, se hace lo mismo. No siempre se trata del presidente americano y una famosa poeta. Qué difícil ser Garcilaso.

Viento y descampados. De eso tengo ahora mismo para dar y vender... pero veo la intemperie desde la ventana.
Hace frío, Sergio.
Buen finde.

Sergio dijo...

Sí, es difícil, sobre todo viendo que también se hace a pequeña escala. Pero hay artistas que lo hacen, aunque les cueste lo suyo, claro.

Aunque yo, ahora mismo, veo esas afueras y esa intemperie como algo íntimo e inevitable, como algo que, aunque se transija en cierto momento con el poder, por los motivos que sean (por cortesía, por conseguir más lectores, por afinidad ideológica, por yo que sé...), como algo que, decía, se lleva dentro. Quizás de lo que hablo sólo es literatura y esto hoy en día, en una situación media general, no sea posible.

Resguárdate bien de ese viento y esos descampados, Olga. Abrazos.