jueves, 15 de enero de 2009




Una lámina de hielo

que cercene las vocales.



Escudarse en la bufanda.



2 comentarios:

marisa dijo...

Escudados en la bufanda y parapetados tras los abrigos, las botas...Y mucho mejor tras los cristales y con un humeante café entre las manos, leyendo tus versos. Un abrazo

Sergio dijo...

Muchas gracias, Marisa. Me tomaré ese café leyendo los tuyos.

Abrazos.